Cómo combatir la temida piel de naranja

piel-de-naranja

Más del 80% de las mujeres tienen celulitis, flacidez o piel de naranja en las piernas. Una realidad que a muchas de ellas les preocupa y viven en una agónica lucha para combatirla en su día a día.
Ha sido descrita como “una mezcla formada por agua, residuos, toxinas y grasas contra la que apenas estamos equipados”.

De hecho, ya has probado infinidad de técnicas y rituales sin obtener resultados, tu preocupación aumenta y tu paciencia se agota. Y es que, por desgracia, el ejercicio aislado y las dietas drásticas no son suficiente ni tampoco la verdadera solución para deshacerte de ese depósito de grasa alojada en las capas más profundas de tu piel.

Así que hemos preparado esta lista de buenas prácticas y tratamientos que, combinados entre sí, harán que actúes directamente sobre ellas.

¡Queremos hacerte llegar que aún hay esperanza!

Las 3 claves de tu rutina para eliminar la celulitis

La alimentación

La base está en tu alimentación. Dicen que somos lo que comemos y ¡están en lo cierto! Una dieta variada ayudará al correcto funcionamiento del sistema circulatorio y linfático, los dos grandes ejes a los que debes prestar atención.

No se trata de llevar a cabo dietas drásticas ni dietas que no sean saludables. La clave está en seguir una dieta equilibrada que también incluya carbohidratos, grasas buenas y sodio.

Masajes con cremas

Aplica diariamente una crema anticelulítica con masajes circulares sobre la piel de naranja. ¡Funciona! Reduces la celulitis y evitas la acumulación de grasas con la activación de las células. Pero sólo si sigues la práctica a lo largo del tiempo. Sé paciente.

Practicar algo de deporte

Está bien usar cremas, pero sin el ejercicio físico no harán magia. Debes combinar la buena alimentación y la aplicación de ciertas lociones anticelulíticas con el ejercicio físico. Si no te gusta demasiado, al menos camina durante unos 40 minutos al día para ayudar a activar la circulación sanguínea en tus piernas.

Lo que estás haciendo mal

– Adelgazar para acabar con la celulitis. (Y aún así, la piel de naranja persiste).
– Eliminar los carbohidratos y las grasas de tu dieta.
– Llevar una vida sedentaria o hacer ejercicio de forma esporádica sin mantener una rutina.
– Malos hábitos: ¿Tabaco y alcohol? NO, GRACIAS. Y ya no sólo por su repercusión directa en la aparición de celulitis, sino también por la infinidad de problemas que ocasionan en nuestra salud.
– Usar ropa ajustada y ceñida. No ayudan a la eliminación de toxinas y favorecen a la aparición de la piel de naranja.

Si ya lo has probado todo y desconoces cómo hacerlo, nuestro equipo de profesionales puede ayudarte para que dejes de vivir en un constante amor/odio con la celulitis.

El tratamiento que realmente necesitas para combatir la celulitis

En Clinica Luanco actuamos directamente contra la temida celulitis con técnicas que penetran en el tejido conectivo de la epidermis y actúan directamente en las células de grasas.
Para ello, contamos con los tratamientos más novedosos y eficaces, como la

Micropunción dérmica

 

Anuncios

5 COMIDAS PARA MEJORAR TUS DIGESTIONES

alimentos-digestion

Como ya explicamos en el post sobre flora intestinal, nuestro sistema digestivo cuenta con una población bacteriana encargada de desintegrar y fermentar los alimentos para poder extraer de ellos los nutrientes necesarios para nuestro día a día. Cuanto más variada sea esta población o microbiota, más saludable será la digestión de la persona.

Los problemas digestivos más recurrentes son cólicos, estreñimiento, diarrea, digestiones pesadas, gases, colon irritable…

Existen ciertos alimentos que favorecen tanto al proceso digestivo en sí como a la microbiota, favoreciendo su diversidad los probióticos y estimulando su crecimiento los prebióticos.

Alimentos que facilitan tu digestión

Si necesitas volver a la normalidad después de las fiestas, debes incluir en tu dieta diaria los siguientes alimentos:

  • Semillas de chía en el desayuno:

Su principal beneficio es el de combatir el estreñimiento gracias a su importante aporte de fibra soluble, que al absorber agua, aumenta el volumen del contenido y facilita la motilidad, e insoluble, actuando como barrido contra los desechos.

Estas semillas actúan de forma eficaz cuando absorben la cantidad de agua suficiente para concentrar toda su fibra. Por ello, si no quieres conseguir el efecto contrario,  toma entre 1-2 cucharaditas al día y aumenta tu ingesta de líquidos.

Deja reposar las semillas durante la noche en un vaso de zumo, leche vegetal o infusión favorita, notarás que durante la noche el líquido se ha convertido en gelatina.

  • Pepinillos en vinagre para el aperitivo:

Un alimento vegetal que contiene infinidad de vitaminas y minerales, ya que al conservarlos en vinagre guardan intactas gran parte de sus propiedades. Contienen altas cantidades de fibra que nos ayudarán a mantener el organismo depurado y libre de residuos.

Además, el vinagre es un buen aliado a la hora de activar el metabolismo lo cual favorece un mayor consumo de calorías, con la consecuente reducción de almacenamiento de grasas en el organismo. Un único apunte: elige un vinagre suave para no irritar al estómago.

  • Sopas en la comida:

Sobre todo en esta época de frío, tómalas con pequeñas cantidades de cebolla, zanahoria, chirivía o nabo y condimentadas con sal marina, salsa tamari (soja fermentada sin añadidos), miso o umeboshi (encurtido japonés)

  • Plátano con yoghurt para la merienda:

El plátano es una de las frutas más digeribles y que mejor combaten la acidez estomacal. Su blanda y suave textura, junto a su alto contenido en celulosa, mejoran la digestión. Además también contienen fibra, por lo que facilita el trabajo intestinal y alivia o previene el estreñimiento. Por otra parte, el yoghurt por su alto contenido de probióticos es uno de los alimentos más digestivos.

  • Verduras para cenar:

Las de sabor un amargo, como las alcachofas, las berenjenas o la rúcula, facilitan la función del hígado y de la vesícula biliar. El hinojo para las cremas, la menta o especias como  los cominos o la cúrcuma pueden ser grandes aliados. El jengibre, una raíz, colabora en la producción de enzimas digestivas. Una cena temprana y ligera, dejando al menos un par de horas antes de irte a la cama, ayudará a tus digestiones.

Otra gran ayuda para tu sistema digestivo será afrontar tus comidas con calma, respirar profundamente antes de empezar y masticar bien los alimentos. Ensalívalos, incluso si es un puré o un batido. Come poco a poco, mantente consciente y rebaja tu nivel de estrés antes de comenzar.

¡Notarás una gran diferencia y tu digestión te lo agradecerá!