5 RAZONES PARA OPERARTE EN INVIERNO

girl_scarf_hat_winter_brunette_96468_2560x1600

En los países mediterráneos y en general más cálidos la población se hace más operaciones de cirugía estética. La razón es sencilla: “nos exhibimos más”.

Tod@s sabemos cuál es la parte de nuestro cuerpo que menos nos gusta y es un arte disimularlo. Esto es sencillo en los meses más fríos, pero a medida que nos vamos quitando la ropa, “el problema” vuelve a ocupar nuestra mente… y así año tras año.

Yo os entiendo, tomar la decisión de ir al cirujano plástico para solucionarlo no es algo de un día para otro. Pero, si quieres dar ese paso te aconsejo que la mejor época para operarte empieza justo ahora, en invierno. ¿Por qué?:

1-VAMOS “TAPAD@S”

La ropa es nuestro mejor aliado cuando se trata de disimular fajas, sujetadores, bandas o similares.

2-NO SOL

En España disfrutamos del sol y la luz durante todo el año, pero cuando menos horas e intensidad hay es en esta época.
El sol es enemigo de las cicatrices. Si precisas una cirugía mamaria o corporal las cicatrices están ocultas y evitamos el problema de la posible pigmentación postinflamatoria. Si necesitas una cirugía facial, es tu momento por la misma razón.

3-FRÍO

Para recuperarte del proceso inflamatorio después de la cirugía el frío es nuestro gran aliado . Se tolera mucho mejor el fenómeno de “cansancio” postoperatorio, y la inflamación dura menos y es más llevadera.

4-RESULTADOS

Cuando te haces un tratamiento es para verte el resultado cuanto antes, y eso pasa habitualmente entre el primer y el tercer mes. Es más llevadero “esperar” durante el invierno que cuando se acerca el calor, nos empezamos a quitar capas y se acercan las ansiadas vacaciones.

5-¡COMPLEJOS FUERA!

El próximo verano disfruta plenamente de tu tiempo libre, y que nada “fastidioso” ocupe tu mente. Siéntete satisfech@ de tu cuerpo, de haber tomado la decisión de solucionarlo y del resultado conseguido.

¡ATRÉVETE AQUÍ Y AHORA, EN INVIERNO!

 

Visítanos http://clinicaluanco.es

Anuncios

¿Qué es el lipofilling?

El LIPOFILLING O Lipoestructura® es una técnica quirúrgica descrita en 1994 por el cirujano plástico Sydney Coleman, de Nueva York. Se basa en la modificación tridimensional permanente de la anatomía, mediante el relleno con el propio tejido graso del paciente, previamente purificado.

Con las técnicas de relleno con grasa que se utilizaban antes, los resultados eran impredecibles y no eran permanentes; muy a menudo, el material inyectado se reabsorbía totalmente o se formaban irregularidades en el contorno. Actualmente, la implantación de tejido graso efectuado con la técnica de Lipoestructura®, ofrece unos resultados predecibles, permanentes y seguros.

La diferencia que el Dr. Sydney Coleman ha aportado con su técnica, es conseguir resultados permanentes a muy largo plazo, gracias a que el todo el proceso (extracción, centrifugado e infiltración del tejido) debe ser efectuado siguiendo una metódica muy especial: antes se extraía grasa mediante liposucción con aspirador y se infiltraba inmediatamente o después de un tiempo de reposo para separar la sangre de la grasa, intentando rellenar una depresión, con mucho material graso e incluso disecando un espacio para que cupiera la grasa, colocada en forma de grumos. De esta manera la grasa infiltrada no podía no permanecía estable y se reabsorbía.
Ahora, por el contrario, con la Lipoestructura®, se extrae la grasa mediante unas cánulas especiales con microaspiración (utilizando una jeringa en lugar de un aspirador, para que la fuerza de vacío no destruya el tejido), y una vez el tejido ha sido extraído, se procede a la centrifugación estéril durante unos 2 minutos a 2.000 rpm, para separar el tejido graso de la sangre, de la solución anestésica y del aceite. Una vez aislado el tejido graso viable, se procede a su microinfiltración mediante unas cánulas especiales DE UN MILIMETRO, depositando muy poco volumen de grasa (0,1 milímetro) cada vez, asemejando las cuentas o perlas cuando forman un collar, desde la profundidad a la superficie, por lo que son necesarias muchísimos pases para producir un cambio. Efectuando la técnica de esta manera, aseguramos que la sangre revitalice cada “perla” de tejido graso y el cuerpo lo incorpore permanentemente como tejido vivo propio. El depósito meticuloso de mínimas cantidades de grasa en forma de matriz tridimensional facilita que las células se nutran convenientemente durante los días posteriores. Esta nutrición terminará en el prendimiento del injerto y, por tanto, en su supervivencia de por vida. Colocar grandes fragmentos, colocar fragmentos de forma irregular o inadecuada o colocar grandes cantidades de grasa (la famosa sobrecorrección) producirá una inadecuada nutrición inicial de la grasa injertada y su perdida en pocas semanas. Es por tanto muy importante “saber parar”. Si el caso particular del paciente así lo requiere será preciso explicarle y planificar dos o mas sesiones en la misma zona si la cantidad de grasa “que cabe” de entrada es pequeña. En la mayoría de las situaciones (sobre todo en tratamientos estéticos) no suele ser necesario planificar más de una operación; aunque hay excepciones como se explica al hablar de los tratamientos específicos.

istock_000022907902large

Antes de utilizar la Lipoestructura®, en muchos casos lo que ocurría era que el diámetro de los depósitos de grasa injertados era tan grande que la sangre no podía llegar al interior para revitalizarlo, resultando que la grasa injertada “en grumos” no era viable y se reabsorbía.

Por otra parte, el creador de la Lipoestructura® siguió un concepto de rejuvenecimiento diferente al que se estaba utilizando: hasta aquel momento, lo que se conseguía con la cirugía del Lifting era intentar recolocar los tejidos subcutáneos y adaptar la piel, eliminando su sobrante; pero un estudio detallado de las caras de los pacientes, comparando los cambios existentes entre las fotografías de su juventud con los que aparecían al pasar los años, permitían apreciar que muchos de las modificaciones causadas por el paso del tiempo eran causadas por cambios de volúmenes, debidos a la atrofia del tejido subcutáneo y a la pérdida de elasticidad de la piel, como en las zonas de la frente y las sienes, las zonas alrededor de los ojos y el reborde de la mandíbula. El tratamiento convencional no aportaba una mejora objetiva en estas zonas, y el tratamiento con Lipoestructura®, modificándolas en tres dimensiones, sí que permitía variar dichos componentes.

Es muy importante efectuar un estudio detallado de la paciente en directo o de sus fotografías pero-operatorias, para determinar los cambios que queremos producir y identificar la extensión de las zonas que pueden ser beneficiadas con la Lipoestructura®.

Aunque es utilizada en cirugía facial, también puede ser utilizada en cirugía corporal, para tratar depresiones en el contorno del cuerpo o para rellenar zonas hundidas o atrofiadas. Combinada con la liposucción, permite realmente esculpir los contornos.

La Lipoestructura® puede ser realizada ambulatoriamente con anestesia local y sedación y no existen cicatrices perceptibles. Después de la intervención aparece un edema o hinchazón en la zona tratada, que puede ser muy llamativo, pero que desaparece progresivamente, aunque puede durar una o dos semanas. La inmovilidad postoperatoria de las zonas tratadas durante unos 5 días permitirá que la grasa injertada se revitalice en su nueva ubicación, por lo estará contraindicado el masaje ya que el tejido graso implantado necesita inmovilidad para poder revitalizarse y permanecer. Las zonas donantes suelen ser abdomen, cartucheras, cara interna de rodillas…

 

Mas información   Facebook